Quesadillas de queso de cabra, avellanas tostadas y miel con ensalada de rúcula
  • Tiempo de preparación:15 min
Lorraine Pascale
La cocina rápida de Lorraine Pascale

Ingredientes

(4 personas)

  • Aceite de girasol
  • 4 cucharadas de avellanas tostadas machacadas (se pueden encontrar ya tostadas y picadas en el supermercado)
  • Un puñado pequeño de cilantro fresco
  • 4 tortillas de maíz o de trigo
  • 250 g de queso de cabra
  • 4 cucharaditas de miel líquida
  • 1 bolsa de rúcula
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Un chorro de vinagre balsámico
  • Sal y pimienta negra recién molida

Descripción

El otro día, mi padre me llamó para decirme que él nunca había sido fan del queso de cabra, y que en cambio siempre había preferido el queso azul tipo stilton y dolcelatte. Pero una noche en que asistía a una de sus muchas veladas culturales, le ofrecieron queso de cabra rociado con miel, y al instante se había enamorado totalmente del perfecto equilibrio de sabores. De modo que, papá, esto es para ti.

Preparación

Calentar el horno a 110 °C.

Poner dos sartenes (lo suficientemente amplias para que quepa una tortilla plana) a fuego medio con un chorrito de aceite de girasol.

Mientras se calientan, machacar las avellanas en un mortero (o en una taza con el extremo de un rodillo). Deshojar y picar las hojas de cilantro.

Poner una tortilla en cada sartén y dejar que se tuesten 1 minuto. Encima de una mitad de la tortilla, desmenuzar una cuarta parte del queso de cabra y repartir una cuarta parte de las avellanas picadas y del cilantro. Rociar con un poco de miel, sazonar con una pizca de sal y pimienta y doblar la tortilla para tapar el relleno. Aplastar ligeramente con una espátula o una espumadera, reducir el fuego al mínimo y dejar cocer un minuto antes de darle la vuelta y cocer 5 minutos por el otro lado.

Retirar de la sartén, disponer en una fuente y reservar en el horno para que se mantengan calientes mientras preparamos las otras dos.

Cuando las otras dos tortillas estén hechas, poner las hojas de rúcula en un bol mediano. Aliñar con un poco de aceite de oliva y vinagre balsámico. Sazonar con un poco de sal y pimienta y mezclar todo bien.

Retirar las tortillas del horno. Me gusta cortar cada una en cuatro y servirlas con la ensalada de rúcula como un canapé, o como entrante para una fiesta mexicana.

Otras recetas del autor

Recetas relacionadas

Comenta esta receta

ERROR: Todos los campos son obligatorios