Pastel de mango Africano
  • Dificultad:Baja
  • Tiempo de preparación:45 min
Ángela García
Tartas del mundo

Receta del libro Tartas del mundo

Ingredientes

(4 personas)

3 mangos maduros

500 g de harina

100 g de azúcar

1 sobre de levadura en polvo

8 huevos

250 ml de leche

Mantequilla (para engrasar)

Frambuesas (para decorar)

Hojas de menta (para decorar)

Para la cobertura:

200 g de chocolate blanco

50 g de mantequilla

Preparación

Precalienta el horno a 180 ˚C.
Pela los mangos y córtalos en gajos muy fi nos. Procura desechar por completo la parte fi lamentosa del mango, pues la textura no es la adecuada. Reserva.
Pon la harina en un cuenco. Agrega la levadura y el azúcar, y mezcla.
Bate los huevos en un cuenco aparte y mézclalos con la leche.
Incorpora esta preparación a la mezcla de harina, azúcar y levadura.
Bate bien hasta obtener una masa de textura homogénea, libre de grumos. Reserva.

Engrasa con una nuez de mantequilla un molde redondo desmontable de unos 20 cm de diámetro y de paredes altas. Espolvorea un poco de harina, procurando que quede bien adherida a la base y a las paredes.

Dispón una capa con una cuarta parte de los gajos de mango en la base del molde. Vierte un cuarto de la masa. Repite la operación hasta acabar con el mango y la masa.
Introduce el molde en el horno y cuece la tarta durante 30 minutos aproximadamente, hasta que la masa esté cocida y la superficie de la tarta quede ligeramente dorada.
Pasado ese tiempo, retira la tarta del horno, deja que se enfríe a temperatura ambiente y desmóldala.
Prepara la cobertura fundiendo el chocolate blanco al baño maría.
Ya fuera del fuego, agrega la mantequilla a temperatura ambiente y mezcla hasta que se funda. Cubre la superfi cie del pastel y deja enfriar en la nevera durante 10 minutos antes de servir. Decora con las frambuesas y unas hojitas de menta.

Variaciones

Maridaje
Combina esta vistosa tarta con un licor afrutado, ligeramente ácido, para contrastar con el dulzor del mango. Un limoncello, por ejemplo, puede ser ideal. Sírvelo bien frío, en pequeños vasos, y decora estos con unas tiras de cáscara de lima o limón, o unas hojas de menta.

El mango

Las frutas frescas son una de las pasiones de la cocina africana: banana, piña, maracuyá o papaya pueden ser ingredientes de un sinfín de platos, ya sean dulces o salados. No obstante, el mango es sin duda el rey de las frutas africanas. Con mango se prepara esta deliciosa tarta, suave, ligera y esponjosa, llena de vitaminas y con la suave textura de esta exótica fruta, que cocida aún adquiere más notoriedad. Sin embargo, si no consigues mangos de calidad y en el estado óptimo de madurez, difícilmente esta tarta dará el resultado que esperas.
Para asegurarte de que compras el mango ideal, fíjate en que no tenga manchas negras y que la piel y la pulpa cedan al presionar ligeramente con los dedos.

 

 

Otras recetas del autor

Recetas relacionadas

Comenta esta receta

ERROR: Todos los campos son obligatorios