Hello September

Tal y como sucede con enero, septiembre es un mes para los buenos propósitos y para plantearse nuevos retos y proyectos. Por ello, queremos sumarnos a este mes de buenas intenciones y proponeros estas ricas recetas para que sea lo que sea lo que hagáis, siempre tengáis un buen sabor de boca.

Para empezar las mañanas de este mes con buen pie, os proponemos este súper desayuno para campeones :)

Desayuno Morning glory

Ingredientes (para dos personas):

  •  1/2 Mango
  •  2 Manzanas verdes
  • La ralladura de 1 lima
  • 100 ml de agua
  • Almendras laminadas al gusto

Preparación:

Colocar todos los ingredientes, excepto las almendras, en una batidora de vaso y triturarlos hasta obtener una mezcla líquida y homogénea.

Servir el zumo, si se desea, con almendras laminadas por encima y hielo.

Ingredientes:

  • 3 cucharadas de avena
  • 1 cucharada de semillas de chía
  • 2 tazas pequeñas de café
  • 1 plátano
  • 125 gr de yogur natural
  • 1 rodaja de piña
  • 1 cucharada de coco rallado

Preparación:

Colocar la avena y las semillas de chía en un cuenco. Añadir el café y remover hasta formar una especie de gacha.

Agregar entonces el plátano, cortado en pedazos, el yogur, la piña y el coco rallado.

Ingredientes para 17 u:

  • 500 g de harina integral de trigo
  • 10 g de sal
  • 25 g de azúcar
  • 290 ml de agua fría
  • 20 g de levadura prensada
  • 225 g de mantequilla para el plegado
  • 100 g de mezcla de semillas (lino dorado, mijo, sésamo, avena, pipa de girasol, pipa de calabaza, amapola)
  • 1 huevo para pintar las piezas
  • sal
  • mezcla de semillas para rebozar los cruasanes

Preparación:

Calienta agua y cuando arranque el hervor viértela sobre la mezcla de semillas en un cuenco. Remueve un poco y deja las semillas en remojo hasta que el agua se enfríe completamente. Es preferible que hagas esta operación el día anterior.

Sigue los pasos indicados aquí para elaborar la masa hojaldrada con levadura. Recuerda que es necesario amasar hasta obtener una masa firme, lisa y de tacto suave. Al tratarse de harina integral, el amasado será algo más largo y difícil, ya que el salvado que contiene la harina integral dificulta la formación del gluten.

Incorpora la mezcla de semillas al final y trabaja la masa un poco más hasta que vuelva a estar lisa.
Una vez hayas realizado el plegado, tapa la masa con film transparente y déjala en la nevera durante una hora como mínimo, aunque, si es posible, déjala unas 3 horas para que pierda todo el nervio que adquirió durante la fase del plegado.

Enharina la masa y la superficie de trabajo. Estira la masa con el rodillo hasta que tengas una lámina de un grosor de 1⁄2 centímetro aproximadamente y corta triángulos de masa de 9 centímetros de base por 26 de largo. El peso ideal en masa de estos triángulos es de 75 gramos.

Con la parte ancha del triángulo hacia arriba, realiza un corte en la base del triángulo (véase la primera foto de Cortar y enrollar un cruasán) y enróllalo hacia abajo, intentando tirar hacia los extremos la parte de las patas. Estos cruasanes integrales los haremos sin cuernos para evitar romper excesivamente la masa.

Una vez formados, pinta los cruasanes con huevo ligeramente batido con un poquito de sal. Rebózalos inmediatamente con la misma mezcla de semillas que incorporaste a la masa, en este caso sin remojar.

Pon los cruasanes integrales en una bandeja de horno forrada con papel sulfurizado, dejando una separación prudencial entre ellos, pues una vez cocidos habrán doblado su volumen.

Deja fermentar los cruasanes hasta que casi hayan doblado su volumen, aproximadamente 1 hora. Calienta el horno a 190 °C.

Hornéalos durante 18 minutos.

Deja enfriar los cruasanes sobre una rejilla para que la parte inferior se airee correctamente. Punto clave: la realización del plegado, la temperatura de la masa y el modelado de la pieza.

Ingredientes (2 cocas):

  • 500 g de harina de centeno integral
  • 500 g de masa fermentada (imprescindible, ver aquí)
  • 490 ml de agua caliente (a 55 °C aproximadamente)
  • 8 g de sal
  • mezclum de lechugas
  • salmón ahumado
  • mayonesa

Preparación:

Mezcla en un bol la harina de centeno integral con la sal, añade la masa fermentada cortada en trozos y seguidamente el agua caliente. 

Remueve con una pala de madera o un utensilio similar durante unos 5 minutos. Verás que la mezcla queda homogénea pero que en ningún caso llega a formarse una masa como las que se obtienen al amasar con harina de trigo. Ello sucede porque el centeno contiene pocas proteínas capaces de formar gluten, y estas son de mala calidad panificable. 

Tapa el bol con un paño húmedo, sin que este llegue a tocar la masa, y déjalo así durante 1 hora a temperatura ambiente. 

Unta las paredes de un molde de aluminio con un poco de mantequilla fundida. 

Pasado el tiempo de reposo, llena el molde con la masa hasta las tres cuartas partes de su capacidad total. Te irá bien mojarte las manos con agua para que la masa no se te pegue. 

Deja fermentar la masa a temperatura ambiente durante 30 minutos. Calienta el horno a 180 °C. 

Cuando veas que se empiezan a formar pequeños agujeros en la superficie de la masa, pulveriza el pan con abundante agua y hornéalo durante 45 minutos o más, en función del tamaño del molde. 

Cuando el pan esté cocido, sácalo del molde y déjalo enfriar totalmente sobre una rejilla. 

Corta tres rebanadas finas, a lo largo, de pan de centeno. Serán las tres capas de la coca. 

Unta dos de las tres capas de pan con un poco de mayonesa, y reparte por encima unas cuantas hojas de lechuga variadas. Cubre la lechuga con una o dos lonchas de salmón ahumado. 

Coloca una de las capas encima de la otra, y tapa la coca con la tercera rebanada de pan de centeno. 

Por otro lado, aquí os dejamos ricas recetas ¡para que este mes os sepa a las mil maravillas!

¿Quién se anima a prepararlas?

¡Feliz septiembre!

 

Noticias relacionadas

Comenta esta noticia

ERROR: Todos los campos son obligatorios